El abrazo entre la vida y la muerte
Publicado el Blog

Qué duro se me hace escribir esto, pero qué necesario siento que es.

Llevo unas semanas en los que tengo mi momento de llorera diaria, lo cual es normal dadas las circunstancias. Y confieso que mi mayor emoción estos días está siendo el MIEDO. De repente todo me da miedo.

Cuando comenzaba el mes de marzo sentía que un nubarrón de posibles situaciones estaba por venir, y no sabía en qué orden “las prefería”. Hace tiempo que no hablo de María, y por petición suya podré hacerlo poco estos días. Solo decir que está tranquila, aceptando la situación, y dándonos lecciones de vida cada día. Se va apagando tras 33 años iluminando.

Por otro lado estoy yo, embarazada de 36 semanas, viviendo una bipolaridad diaria que, hasta el momento, tira de la balanza hacia el lado del humor, de la tranquilidad y de las ganas de dar la bienvenida a nuestro pequeñín. Pero todo me da vértigo.

No sé si mi hermana podrá conocer a mi hijo, aunque sea por foto. No sé cuál será el orden de los acontecimientos, y tengo miedo a todo. Tengo miedo a las jugarretas de mis hormonas, que son las que más van a determinar mis estados emocionales. Tengo miedo a una lactancia fallida (sí, puede parecer superficial, pero lo considero un tema importante en mi vida, y dados los posibles problemas que he tenido y que pronto podré tener un diagnóstico de ellos, es algo muy importante para mí.) Tengo miedo a una cantidad ingente de situaciones que pueden llegar estos próximos meses…

Y aquí estoy, queriendo celebrar la vida y celebrar la muerte. Ahora mismo en mi interior están debatiendo. Ganarán las dos, porque ambas tienen un papel esencial en lo que es la existencia.

Pensaba estas semanas que me encanta la lucha por tener un parto respetado. He comentado a mi ginecólogo temas que me parecen importantes a tener en cuenta durante mi parto. Le he mareado mucho pero ha sido comprensivo en todo momento. Y esto me ha hecho plantearme: ¿Y qué hay de una muerte respetada?

Viendo situaciones estas semanas me he dado cuenta de que a veces tendemos a quitar autoridad a quien está al final de su vida, y queremos decidir por ellos. Opinamos muy a la ligera desde nuestro sofá de la vida, viendo que ese momento nos llegará a los demás entre hoy e infinito. Qué atrevida es la ignorancia. Y cuando aquel que muere tiene la capacidad de decidir cómo desea su final, nos permitimos decir si es acertada o no su decisión. Esto me recuerda a cuando una madre aparece en el hospital con contracciones de parto, comenta que no desea la epidural, y termina oyendo los míticos comentarios de “pues no vas a aguantar el dolor”, “pero ¿qué necesidad de sufrir?”, “estás loca y eres masoca”, “si al final vas a acabar pidiéndola, no sabes lo que dices”, y un sinfín de etcs.

Señores, nuestra opinión NO AYUDA cuando no nos la han pedido. Nuestra visión de una realidad no es la de los demás. Opinemos en nuestra casa, con nuestros más allegados, pero cuando una familia está pasando por una situación complicada, cada “deberíais” que viene de fuera es un hachazo al duelo que ya está padeciendo. Dejemos que las muertes sean respetadas, dejemos que los duelos sean respetados, dejemos de añadir comentarios absurdos y opiniones no pedidas. Y sobre todo, dejemos de exigir a quien está viviendo ese duelo.

Si cambiamos la palabra “muerte” por “nacimiento” en el párrafo anterior, también comprenderemos muchas cosas, y veremos que el inicio y el fin de la vida, poco tienen de diferente.

Mujer embarazada con un atardecer de fondo

Necesitamos más abrazos y menos cañonazos.

Comentarios (6)

  • Avatar

    Ay, Sara… Qué duro y qué necesario este post. Has escrito tantas verdades en tan pocas palabras… Te abrazo muy fuerte, amiga.

    • Sara

      Gracias Tere, todos los abrazos del mundo son necesarios ahora mismo!!

      Sara
      Responder
  • Avatar

    Muchos abrazos, Sara.
    Tienes toda la razón, deberíamos respetar por igual el nacimiento y la muerte y, en el segundo caso, los deseos de quien se va no deberían ser juzgados, solo aceptados, acompañados y respetados.
    Muchos ánimos para lo que viene en las próximas semanas. Para todo 😘😘😘

    • Sara

      Muchas gracias Marina!

      Sara
      Responder
  • Avatar

    Ostras! Ni sabía nada Sara. Te abrazo fuerte y toda la razón en lo escrito.

    Yaiza
    Responder
    • Sara

      Muchas gracias Yaiza 🙂

      Sara
      Responder

Deja un comentario

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Cesta de la compra