Abrazo de hermanas en mi boda
Publicado el Blog

Ya.

Pues aquí estoy… sentada frente al teclado comenzando a escribir lo que creo que va a ser el post más duro de este blog.

No sé por dónde empezar, y mucho menos por dónde terminar. Lo que sí sé es que esto va dedicado a ti, María. Hace semana y media dijiste que ya estaba bien, que si seguías dando luz nos íbamos a quemar ya. Y te apagaste. Despacito y con buena letra, como en el cole. Me gustaba tu letra, pero pensaba que eras lenta. Yo sin embargo era una impaciente que hacía las cosas deprisa, con letra ilegible, con tal de terminar los deberes interminables que teníamos de pequeñas. Éramos tan distintas… mucha gente nos decía que ni parecíamos hermanas. Yo tenía el pelo castaño claro, y tú negro. Cuando nos secábamos el pelo siempre me decías que te encantaba el mío. Y mi respuesta siempre era cualquier frase tonta. Cuando me iba a dormir a casa de amigas mías te echabas a llorar. No soportabas la idea de que esa noche yo no fuera a estar contigo en casa. Me parecía una tontería, porque yo deseaba con locura irme donde mis amigas, salir de casa, … Tú siempre fuiste casera. Yo viajaba por el mundo, vivía aventuras y sabía que luego volvería algún día para contártelas. Me mirabas con cara de loca que pensaba “cualquier día me quedo sin hermana”… y desde luego, tenía todas las papeletas para que así fuera. Te encantaba escuchar mi inglés. No era nada fascinante, pero alucinabas con que al menos pudiera mantener una conversación en inglés. Y así, un millón de cosas más.

Me admirabas, y me lo demostrabas. Y yo… no supe aprender de ti. Cuando fui madre comencé a ser consciente de la necesidad tan grande que tenía de mi familia. De tener cerca esa tribu que me había visto crecer, de estar cerca del hogar. Tú no necesitaste pasar por nada de eso para saberlo. Yo creía que no eras capaz de ver el mundo fuera de casa, pero era yo quien no sabía ver el mundo dentro de ella. Buscaba la felicidad fuera, cuando ya la tenía con mis hermanos, con las personas que nos han querido de siempre.

“En la vida, nada es seguro nunca. Me costó aprenderlo de la peor de las maneras: perdiendo a alguien que pensé que estaría por siempre a mi lado, que me acompañaría mientras envejecíamos juntas, que lloraría conmigo a nuestros padres cuando se fueran: mi hermana (…)” Elijo el arcoiris, Lucy Chibimundo

Damos por hecho tantas cosas en la vida… que nuestros más cercanos morirán pasados los 100 años, que nuestros hijos nos querrán siempre por el mero hecho de ser nuestros hijos, que la suerte que tenemos hoy la tendremos siempre, que decir “te quiero” no es tan importante (total, ya lo saben), que lo que hacemos hoy no influye en el mañana, que si hago daño a alguien no necesito pedirle perdón (ya se le pasará), que siempre son los demás los que se equivocan, … Qué ilusos somos.

Tía, hermana y sobrina. Has dado un significado nuevo a esas palabras, que a veces siento que se difumina con los significados de madre, mejor amiga e hija.

Discutíamos mucho por tus amistades. Te decía que te entregabas demasiado a las personas, y querías hasta doler a tus amistades. Yo no comprendía tu capacidad de amar. Era demasiado grande para mí. Si los demás fuéramos capaces de ver el valor de las personas como tú lo veías, el mundo sería un paraíso.

Estos meses pasados pensábamos que no querías enfrentarte a tu enfermedad, pero lo hacías en silencio, en tu soledad, mientras recargabas pilas para darlo todo durante el día. Y este mes nos has dado una lección de aceptación.

Nunca podremos agradecerte como es debido todo lo que has hecho por tu familia, pero sabes que estaremos bien por todo lo que nos has cuidado y nos cuidarás. Abraza fuerte a nuestras madre y hermana, y a ellas sí que no las sueltes.

Te quiero.

Comentarios (12)

  • Avatar

    Mil abrazos, Sara

  • Avatar

    Precioso Sara, este es mi mayor miedo, perder a la gente de mi alrededor. No se como me enfrentaría.

    Responder
    • Sara

      Muchas gracias, Paula. Al final ves que te prepares o no para las cosas, el duelo lo pasas igual. Lo bueno es vivir al día mostrando tu amor a la gente que más quieres y lo demás… lo llevaremos de la manera más digna posible <3

      Sara
      Responder
  • Avatar

    Bonita Sara… solo puedo mandarte besos y achuchones. Qué duro ha debido ser escribir un post como este.
    Te quiero un montón.

    • Sara

      Nadie me entiende mejor que tú. Era tan duro como necesario para mí 🙂

      Sara
      Responder
      • Avatar

        He esperado el momento para leer este post, sabía lo duro y bonito que iba a ser… Y hoy eres tú quien me deja sin palabras. Te abrazo muy fuerte ❤

  • Avatar

    Un abrazo muy muy grande, tan grande que te llegue al alma.

    Responder
    • Sara

      Me ha llegado <3 🙂

      Sara
      Responder
  • Avatar

    Te abrazo desde la distancia.

    Responder

Responder a Marina - Tallat amb cor Cancelar respuesta

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Cesta de la compra